Producto agregado con éxito al carrito

Del “punto de venta” al “punto de experiencia”

El consumidor evolucionó. Se volvió más exigente, está mejor informado y tiene una base comparativa infinita gracias a internet y las redes sociales que abarca al mundo en sentido literal. Cuando compra, no solo necesita obtener el producto que eligió: busca además un trato personalizado, un servicio de máxima calidad,
Del “punto de venta” al “punto de experiencia”

El consumidor evolucionó. Se volvió más exigente, está mejor informado y tiene una base comparativa infinita gracias a internet y las redes sociales que abarca al mundo en sentido literal.

Cuando compra, no solo necesita obtener el producto que eligió: busca además un trato personalizado, un servicio de máxima calidad, una experiencia inolvidable.

El que lo logra, se convierte en un verdadero abanderado de la empresa que lo satisfizo: lo recomendará entre sus contactos, lo viralizará en las redes, lo promocionará aún si no se lo solicitan. El que, por el contrario, se frustre durante su operación de compra, difícilmente vuelva a adquirirle a esa marca. Aún cuando el producto que se le ofrece sea bueno.

En este sentido, si alguien revolucionó el mundo de la atención en una tienda física, esa empresa fue Apple: ambientes amplios, con todos los productos a disposición para quien quisiera probarlos y una atención personalizada desde el momento en que el cliente es “reconocido” cuando entra al local y uno de los empleados lo registra en una tablet.

Acelerado por la pandemia y las restricciones a la movilidad que vivimos en los últimos meses, el comercio electrónico mostró un avance significativo en las preferencias de los consumidores. Sin embargo, la compra de equipos informáticos tiene aún un fuerte componente presencial: quien los adquiere siente verdadero placer por ver, tocar, sentir “su” máquina.

En Maxim tomamos muchos de los conceptos que Apple motivó y agregamos nuestro propio conocimiento de los clientes para brindar una experiencia que se caracteriza por valores como confianza -el producto se entrega en el momento en que se promete y los presupuestos son transparentes, tanto en venta como en servicio técnico-, empatía -las comunicaciones se responden a la máxima brevedad posible-, velocidad -partiendo de la base de que para los profesionales disponer de su dispositivo en tiempo y forma es siempre una urgencia- y una mirada de 360º sobre el cliente. No importa si el contacto se produce a través del sitio web, en el local o por medio de cualquier otro canal: la persona que lo atienda sabrá quién es, qué necesidades tiene, cómo se lo puede ayudar.

El consumidor evolucionó. Los “puntos de venta” necesitan transformarse culturalmente en “puntos de experiencia”. Aquellos que no lo hagan, paradójicamente, difícilmente cierren alguna venta en el futuro próximo.

Somos el distribuidor Apple más importante del país

Maxim Store es Apple Premium Reseller, una categoría que brinda una experiencia única de compra tanto para clientes nuevos como existentes de Apple. Haciendo demostraciones prácticas y asesorando sobre productos, aplicaciones y software, además de soporte pre y postventa, capacitación, planes y programas de financiación.